Home / Portfolio / 𝗠𝗘𝗠𝗕𝗥𝗜𝗟𝗟𝗢

𝗠𝗘𝗠𝗕𝗥𝗜𝗟𝗟𝗢

𝗠𝗘𝗠𝗕𝗥𝗜𝗟𝗟𝗢

𝗠𝗘𝗠𝗕𝗥𝗜𝗟𝗟𝗢

Membrillos de otoño, más que una fruta

 

Fruta muy aromática presente al inicio del otoño. Su consumo ayuda a luchar contra enfermedades tan variadas como el asma, la diarrea o el colesterol.

El membrillo es el fruto del membrillero, su carne de color blanquecino tiene sabor ácido y áspero, muy astringente y poco jugosa, por lo que no se consume en crudo sino cocinado. El tamaño, con un peso aproximado de 250 g, varía de forma según las variedades, desde redondeado hasta el de forma de pera-manzana, con deformaciones características.

El otoño es su tiempo, cuando se recolecta en su mejor sazón, caracterizada por su aroma que recuerda a los bosques.

Desde el punto de vista nutritivo el membrillo presenta un bajo contenido en azúcares y por lo tanto con un bajo aporte calórico, 100 g de porción comestible aportan 26 Kcal. Rico en potasio, su vitamina C se pierde con el cocinado.

Es muy alto el contenido en fibra dietética, pectina y mucílagos, aspecto importante que justifica su elaboración como mermeladas, compotas o «dulce de membrillo», con una consistencia adecuada . Los taninos y otros ácidos orgánicos que contiene, son los responsables de la astringencia de su pulpa, sabor de la fruta y las propiedades tonificantes, desinfectantes y purificantes de este fruto.

No es calórico

Para una gran parte de la población, el membrillo es considerado como una fruta muy calórica, pero esto no es cierto. Es verdad que su consumo en muchos hogares está restringido a «la carne de membrillo» y esta preparación si es muy calórica ya que se elabora cociendo los membrillos con azúcar, a pesos iguales. También se puede disminuir esta cantidad de azúcar o sustituir por edulcorantes pero entonces hablaríamos de compotas o mermeladas.

Los membrillos se conservan durante dos o tres meses, cuando se compran, tenemos que elegir los que tengan la piel amarilla, sin golpes o magulladuras y si no se van a consumir en seguida, se pueden guardar en la nevera hasta su uso. Si en la piel se observan manchas oscuras significa que las frutas están muy maduras y no tiene mucha importancia si se van a cocinar pronto. Cuando la piel es uniformemente verde se deben mantener a temperatura ambiente -mejor envueltos en papel-, hasta que maduren.

Nuestras abuelas guardaban los membrillos en los armarios para perfumar la ropa, pero también los utilizaban como remedio casero para alteraciones como la diarrea o los trastornos gástricos leves.

Remedio natural

Hoy sabemos que el consumo de membrillo por el alto contenido en fibra soluble, disminuye la absorción de grasa y colesterol, siendo beneficioso en situaciones de hipercolesterolemia. La pectina y el ácido málico, ejercen sobre la mucosa intestinal un efecto regulador y tonificante. También estaría indicada la ingesta en personas con hipertensión, que tomen diuréticos por su alto contenido en potasio y bajo en sodio.

Los beneficios que se pueden obtener del membrillo son muchos, pero es una fruta que requiere un consumo diferente para cada aplicación. Así, si queremos solucionar problemas de asma, bronquitis, tos o resfriados, es mejor comerlo asado. Pero para combatir diarreas es mejor tomar su zumo y endulzarlo con miel.

Las semillas también tienen un valor importante, su cocimiento sirve como expectorante. Una cataplasma compuesta por las semillas y el mucílago, puestas en maceración con agua caliente, hasta que espese lo suficiente, se ha utilizado como remedio para la caída del cabello y si no consigue este efecto, al menos le dará brillo y será un buen fijador natural. La misma cataplasma tiene también aplicación como calmante de dolores musculares, aplicada con un ligero masaje.

En los guisos

Y por supuesto está indicada su ingesta dentro de una dieta sana y completa como acompañamiento de quesos, carnes o pescados en todas sus preparaciones. Al integrar la pulpa de membrillo en los guisos o junto a otros alimentos al horno, se minimiza su característico sabor y resurge un nuevo gusto más aromático y frutal.

Si opta por hacer su propio dulce de membrillo, ya sabe, cantidad igual de pulpa pelada y azúcar y una pequeña cantidad de agua, dos consejos. Cueza aparte las semillas de los membrillos para que suelten mucílagos y pectinas y utilice esta cocción en la elaboración del dulce. Y segundo, provéase de guantes y proteja los ojos de las salpicaduras, mientras remueve la cocción de membrillo y azúcar.

 

Top
Llamar ahora